HISTORIA DE LA CALANDRIA

La calandria se trata de una empresa familiar, iniciada en sus comienzos por el nono Don Daniel Stivanello y sus dos hijos, Orlando y Orestes, con una pequeña cantidad de tierras en Villa del Rosario, Entre Ríos, donde se producían diferentes tipos de cítricos, pero no todo era tan bueno en ese entonces. 

Por lo cual, el 5 de octubre de 1998, siguiendo el espíritu emprendedor y con el apoyo de su familia, Orlando decide emigrar a Buenos Aires, donde abre su propio puesto de venta de cítricos en el Mercado Central, creando así la marca LA CALANDRIA.

El esfuerzo y sacrificio de toda una familia constituyeron el cimiento de una pequeña empresa frutícola, que aspiraba a producir y comercializar cítricos de la mayor calidad del litoral. Con el tiempo, la marca se fue posicionando entre las más conocidas del rubro, conformando una amplia cantidad de clientes, lo que fue llevando a ampliar la producción, adquiriendo tierras, realizando nuevas plantaciones, modernizando la producción, así lograr tener la cantidad demandada por todo el año.

Hoy 20 años después de esa aventura, la empresa cuenta con más de 300 hectáreas de producción propia, distribuidas en la provincia de Entre ríos y Corrientes, proceso de conservación con amplias y modernas cámaras de frío, una planta de empaque, que sigue estando en el lugar de inicio, pero modernizada y con tecnologías de última generación en el rubro, logística y trasporte propio y diferentes puestos de venta en los mercados más demandantes. Actualmente nos destacamos por los valores que transmitimos a todo nuestro equipo de trabajo, que va desde el alma familiar y el espíritu de trabajo para así lograr una gran familia  denominada LA CALANDRIA.